Stella Díaz Varín: la poetisa serenense que revolucionó las letras chilenas

0
489
Retrato

De personalidad polémica, presencia avasallante y de voz contundente, así es recordada Stella Díaz Varín, poeta serenense que destacó en la historia de la literatura chilena. Su poesía fue una expresión original con una perspectiva femenina, aunque fue reconocida tardíamente por una pequeña parte de la crítica especializada, su obra marcó nuevos rumbos en la creación escena nacional.

Esta Hija Ilustre de La Serena se fue a Santiago a los 17 años para estudiar medicina, con el propósito de especializarse en psiquiatría, carrera que no concluyó. Sin embargo, comenzó a participar en las actividades generadas por la Sociedad de Escritores de Chile, se integró activamente a la Alianza de Intelectuales, a los círculos culturales de la época, sobre todo a la mítica bohemia de El Bosco, donde cultivó amistad con destacados creadores nacionales como Alejandro Jodorowsky, Enrique Lihn, Ricardo Latcham, Mariano Latorre, Luis Oyarzún, Jorge Teillier, José Donoso, entre muchos otros.

Asimismo, trabajó en diarios como El Siglo, La Opinión, El Extra (donde reporteaba crímenes en los barrios marginales) y La Hora. De este último fue despedida por publicar un artículo relacionado con la tala de árboles en La Alameda ordenada por el alcalde de ese entonces.

En 1949 el editor Domingo Morales la impulsa a publicar su primer libro, “Razón de mi ser”. Los poemas de este volumen reflejan la vitalidad y fuerza de la poetisa. A través de imágenes sugerentes y de un lenguaje subterráneo, temas como la muerte, la soledad y el reconocimiento a la condición femenina, evidencian en este poemario la relación inseparable entre la vida y la creación poética de la escritora.

Posteriormente en 1953 desatacó con “Sinfonía del hombre fósil”; “Tiempo, medida imaginaria” publicado en 1959, editado por el Grupo Fuego, dónde dedica un poema a Neruda.  Además en 1986 escribió “Los dones previsibles”. Este último libro recibió el Premio Pedro de Oña de ese año, y su publicación incluyó un prólogo de Enrique Lihn.

No obstante, durante la Dictadura la vivienda de “La Colorina”, como le decían sus amigos, es allanada y ella misma, detenida y torturada; además, es arrollada por un vehículo que vigilaba su casa. Durante este periodo participa en la SECH como casi todos los escritores de la época. Con una dilatada trayectoria en las letras nacionales, Stella Díaz Varín reivindicó el oficio de poeta desmitificándolo, denunciando las carencias de esta labor.

Finalmente, a pocos días de haberse hecho acreedora del Fondo del libro en su versión 2006, por el volumen “Stella extragaláctica”, falleció a los 79 años en el Hospital del Salvador, en Santiago, el 13 de junio de 2006, diez años después de que se le diagnosticara cáncer de mama. Su velorio se realizó en la Sociedad de Escritores de Chile, dos días después. Su tumba se encuentra en el cementerio Parque del Recuerdo Américo Vespucio.

Fuente: Memoria Chilena

Article bottom ad

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.