SALUD MENTAL: EL MOTOR DE UN BIENESTAR INTEGRAL EN TIEMPOS DE CRISIS

0
386

De acuerdo a lo señalado en la última Encuesta Nacional de Salud (ENS), llevada a cabo por el Ministerio de Salud (Minsal), el 6,2% de la población padece algún cuadro de depresión, siendo las mujeres las más afectadas, con un 10,1% y presentándose en hombres en un 2,1%. Además, el grupo etario que más posee la patología es aquel que fluctúa entre los 45 a 54 años de edad.

Ante la crisis que no solo enfrenta Chile, sino que el mundo, a causa del coronavirus, es habitual tener la sensación de experimentan diferentes emociones y, en ocasiones, sentir que se pierde el control sobre las mismas, situación por la que se vuelve esencial cuidar la salud mental, pues el escucharse y entenderse, permitirá comprender cómo lidiar con lo que está ocurriendo. En este sentido, Viviana Paredes, Psicóloga del Programa de Integración Escolar (PIE), indicó que “cuidar la salud mental es una tarea diaria, más aún con la situación mundial que estamos viviendo, donde cambiamos la rutina, por lo que es importante ocuparnos de ello, tomando en cuenta que el desarrollo de nuestra vida diaria se ve interrumpido de un día para otro, modificando además nuestros hábitos de alimentación, sueño, ocio y ejercicio, entre otros”, agregando que “si no nos ocupamos de nosotros mismos, partiendo por la salud mental, comienza a ganarnos la ansiedad, el miedo, los cambios de humor, la angustia y depresión, las cuales no nos dejan sentirnos bien y hacen más difícil el enfrentar la situación actual”.

El hecho de permanecer en casa durante un periodo extenso con el fin de frenar el ritmo de los contagios y contribuir a que el sistema de salud no colapse, se une a la incertidumbre sobre la duración y la evolución del virus, por ejemplo, pensar en el tiempo que durará la pandemia, cuántos individuos fallecerán y cómo afectará el contexto actual en la situación económica de cada uno, situación que, sin duda, ha alterado en ánimo de la población. Al respecto, Alejandro Bonilla, Psicólogo Clínico del Hospital San Pablo, manifestó que “a través de algunas investigaciones se han establecido ciertos síntomas que tienen que ver con estados de mayor ansiedad, frustración, incertidumbre y miedo, que son las afectaciones que tienen que ver con el estado de ánimo”. Asimismo, agregó que “también tienen que ver con cuadros de estrés, pues cuando existe alguna crisis existen diferentes tipos de estrés: el de la situación misma, el de la vida cotidiana, que se relaciona con qué pasará con mi vida y el de la pérdida, que es una sensación de duelo en relación a un ser querido, un objeto o algo cercano”.

Por su parte, Érica López, Psicóloga Clínica de la Universidad Santo Tomás, explicó que es habitual que las personas sientan una mayor sensación de tristeza, pues “cuando nos encontramos con incertidumbre, muchos de nuestros planes quedaron en pausa, produciendo así ansiedad, emoción que de por sí genera estados de ánimo que son de depresión y tristeza, por lo que es algo totalmente esperable, pero es una situación que se puede superar”.

Según información perteneciente a la ONG Mente Sana, más de 1 millón de chilenos sufre ansiedad, sumado a que Chile es el segundo país de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) que más ha aumentado su tasa de suicidios durante los últimos 15 años. En esta línea, Viviana, aseveró que “la ansiedad es bastante común, sobre todo, cuando nuestras acciones se ven disminuidas y de repente no sabemos qué hacer. Se puede evidenciar cuando la persona come de más, se muere las uñas, presenta insomnio o irritabilidad, entre otros, pero para evitarla, lo ideal es que logremos mantener o mejorar los hábitos de sueño, higiene, ocio y alimentación, es decir, dormir por la noche, desayunar, almorzar entre las 13 y 14 horas, levantarse todos los días, cuidar la alimentación y mantener ciertas actividades o adaptarlas al hogar, dentro de lo posible”. Además, la profesional, indicó que existen actividades que contribuir a la disminución de la emoción antes mencionada, expresando que “se recomienda meditar, realizar ejercicios de respiración, yoga, mantener el contacto con nuestro círculo cercano, apagar la televisión cuando no sea necesario o estén saturados de la información y cuidar la limpieza y el orden de nuestro hogar. También podemos tomar un hobbie que teníamos postergado, como pintar, dibujar, escribir, leer, ver alguna película, hacer ejercicio, cocinar o tal vez concretar aquello que hace tiempo queríamos hacer”.

Sin embargo, en el contexto colmado de adversidades en el que el mundo se encuentra actualmente, es importante sacar lo positivo y además encontrar el aprendizaje que la situación le está dejando a cada uno de los individuos. De acuerdo a lo anterior, Alejandro, destacó que “lo fundamental es que aprendamos que en toda experiencia de vida es importante reflexionar en torno a nuestras decisiones y ello tiene que ver con preguntarnos el para qué de la situación, me permite estar junto a mi familia, observando a mis hijos, viendo a mis padres y pensar la forma en que eso contribuye con mi crecimiento y desarrollo”.

Por otro lado, Érica, recalcó la importancia de la reflexión, explicando que “todos los cambios traen aprendizajes y este momento es especial para la introspección, por lo que podemos ver lo positivo llevando a cabo una reflexión de lo sucedido, tratar de conocerme a mí mismo, encontrar el aprendizaje que he obtenido en este tiempo, por ejemplo, comprender que no es bueno estar enojado con ciertas personas, porque todo puede cambiar de un momento a otro, o valorar cosas simples, tales como las amistades, tener un techo, poder quedarse en casa, pues creo que una forma de sacar lo positivo de esta situación es agradecer lo que tenemos en este momento y lo vivido, esa es la clave”.

La empatía se entiende como la capacidad de conectarse emocionalmente con lo que siente el otro, poniéndose así en su lugar, valor que ha sido recurrente ante la crisis que se enfrenta a nivel mundial, pues al ver que otros están sufriendo, perdiendo seres queridos y además padeciendo hambre, pues no pueden alimentarse debido a la falta de productos, ha llevado a que ella se desarrolle. En este sentido, Bonilla, dijo que “cada experiencia de vida nos permite ser más empáticos, tiene que ver con el ponerse en el lugar del otro, que no es querer vivir lo que el otro experimentó, sino que comprender y no invalidar su emoción. Mi invitación es a que si no podemos estar en su posición o llegar a sentir sus emociones, entendamos el por qué y para qué lo siente y para mí lo más sano para nosotros en este periodo de cuarentena, es permitirnos la exploración de nuestras emociones y su validación, por ejemplo, si alguien presenta miedo, mi deber como ser humano es acompañarlo y con ello, fortaleceremos vínculos y tendremos relaciones más sanas”.

Finalmente, Érica manifestó la importancia de practicar la Psicología positiva, con el fin de cuidar la salud mental en tiempos de crisis. “esta práctica tiene algunos estudios sobre la resiliencia y la capacidad de sobreponerse a las adversidades de la vida a través de la práctica de la gratitud, es decir, dar gracias por las cosas simples, pues está científicamente comprobado que fijar la atención en lo que tenemos y agradecer por ello ayuda a generar emociones positivas y también puede calmarnos. Es relevante enfocarnos en lo positivo, cambiar el foco de la realidad, porque en la vida siempre habrá adversidades, pero lo que va a marcar la diferencia entre una persona y otra es como filtra la información y la manera en que enfrenta la situación”.

Por: Carolina Herrera.

 

 

Article bottom ad

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.