Región de Coquimbo: Una tierra llena de misterios

0
546

El universo está lleno de fenómenos paranormales que parecen no tener explicación y la Región de Coquimbo no es la excepción, porque en su historia registra varios misterios que resultan realmente aterradores. Duendes, avistamientos de ovnis y la leyenda del Cristo de Elqui, son solo algunos de los casos que han generado debate en la ciudadanía.

 

Cristo de Elqui

El personaje del Cristo de Elqui se hizo conocido especialmente entre los años 1930 y 1940, período durante el cual tuvo 12 discípulos. Según relata el sitio “Acertijos Misteriosos”, Domingo Zárate Vega recibió toda la herencia que le correspondía de su padre, que era bastante abundante. Rápidamente, despilfarró todos sus bienes apostando en carreras de caballos a la chilena en Vicuña. Después de ello, no le quedó ni hogar ni nada fuera de una profunda depresión. Decidió aislarse y entregarse a la meditación habitando cuevas en la cordillera.

Se retiró al silencio por cuatro años y durante ese tiempo su barba y su pelo crecieron sin que nunca más fuesen cortados. De ahí en adelante, vistió un sayal o túnica café y sandalias.

En ese tiempo sintió que con una familia de criadores de cabras de la montaña estaba a gusto y que podía continuar su vida de oración con ellos. Así lo hizo hasta 1927.

En este año se apareció por primera vez en la plaza del pueblo de Alcohuaz y predicó a las pocas personas presentes. Exponía la idea de que un mundo debe acabarse y otro empezar.

Así siguió enseñando de pueblo en pueblo. Se lo vio en Horcón, La Unión (actual Pisco Elqui), Paihuano, Rivadavia, Vicuña y La Serena. Llegó, incluso, a Santiago donde predicó en varias plazas frente a grandes multitudes de personas que oían con atención.

Mucha gente se le fue uniendo en su peregrinación y hasta la prensa siguió al Cristo de Elqui en su travesía. Así se hizo famoso en el país entero. El resto de su vida no paró de predicar, pero de a poco la gente lo fue olvidando. Al punto que nadie sabe dónde pasó sus últimos días.

En 1931 José María Caro, obispo de La Serena, escribió una carta pastoral donde señaló:

“Se ha presentado entre vosotros un pobre iluso, de los que hay muchos en el manicomio, y al cual los fieles…lo han acogido como el enviado de Dios, como el mismo Mesías, nada menos, y le han formado su comitiva de apóstoles y creyentes”

 

El duende Ignacio

En abril de1992, en la villa El Parque de Las Compañías, ocurrió un curioso fenómeno en un área donde se estaba construyendo un sector habitacional. Allí varios niños aseguraban que vivía un duende al interior de una tubería.

Según los testigos, se trataba de una figura luminosa. Hasta se llegó a decir que, telepáticamente, el supuesto duende les había dicho a los pequeños que se llamaba Ignacio, por lo que fue bautizado con ese nombre. La noticia se difundió rápidamente y decenas de personas iban cada noche al lugar para ver si podían observar al famoso ser.

“Duende aterroriza a población”, se podía leer en la portada de Diario El día en la edición del 29 de abril de 1992. “Le  vemos las piernas y los brazos claramente. Pero la cara la tiene desfigurada. Es de aproximadamente 50 centímetros”, describió uno de los testigos. Desde las 2 de la tarde, cientos de personas llegaban a esperar la noche, esperando ver a la figura. Los más entusiastas por acudir eran los niños, que se quedaban hasta la madrugada para ser testigos de la noticia del momento.

Muchos aseguraban haberlo visto y describían como lo hacían para llamar la atención y así el duende apareciera. Mientras que eran pocos los detractores como algunos expertos de la época aseguraban que solo correspondía a una psicosis colectiva.

Con el tiempo el rumor del duende se fue diluyendo, y quedaron en el aire varias posibles explicaciones. Se habló de un fenómeno físico, como la combustión de gases  de la tubería, de una lechuza atrapada en su interior y hasta de una simple alucinación.

El Fantasma sin torso

En La Recova está el caso del hombre sin torso, sujeto que en ocasiones deambula por los pasillos, dejándose ver por los guardias del lugar. Una noche los guardias del recinto estaban bebiendo un café hasta que una silueta comenzó a aparecer en la cámara cuatro. La sombra también fue vista por otros dos monitores.

Uno de ellos decidió armarse de valor y fueron en búsqueda de una respuesta, sintió pasos y risas cuando apuntó con la linterna vio unos zapatos negros con un pantalón café traspasar una de las paredes del lugar, lo más sorprendente era que el cuerpo sólo tenía piernas.

Esa no fue la única vez que estuvo cerca de aquella energía. Cada cierto tiempo se le aparecía en el mismo lugar. Pocos le creyeron, pero el rumor fue creciendo en toda la ciudad hasta llegar a la prensa local.

Article bottom ad

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.