Cómo seguir siendo visible con el nuevo algoritmo de Instagram

0
336

Quizá en el último tiempo has notado que tus fotos tienen menos me gusta y comentarios en Instagram, pero esto no significa que sean de peor calidad o menos interesantes para tus seguidores en comparación con las que subías antes. Los expertos indican que esto se relaciona con el nuevo algoritmo de Instagram, un conjunto de reglas que se van renovando con las actualizaciones de esta aplicación y que tienden a que los usuarios acaben pagando por anunciarse para que sus fotos no caigan en el olvido entre los millones de imágenes que se suben cada día a esta red social. Lamentablemente, no existe una solución perfecta para enfrentar estas modificaciones, pero sí algunos trucos.

Capacidad de reacción más rápida. Antes, el tiempo que un usuario tardaba en responder a los comentarios de sus seguidores no era crucial para la visibilidad de sus fotos; ahora, la visibilidad de una foto depende, en buena parte, de eso. Según Charlie Marín, experto en redes sociales del portal Blasting News, “si no los respondemos en los primeros 60 minutos, puede que nuestra foto quede enterrada bajo un mar de fotos y nuestros seguidores no la lleguen a ver nunca”.

La visibilidad de una foto depende, en buena parte de responder con rapidez a los comentarios

Comentarios con más palabras. Comentarios cortos como “¡Guau!”, “Bonito”, o “¡Genial!” ya no quedan reflejados en la actividad de interacción de las publicaciones. Ahora, con el nuevo algoritmo, los comentarios deberán tener al menos cuatro palabras para considerarse actividad. Claro que eso no depende de nosotros, sino de nuestros seguidores. Quizás un truco sea formular en nuestra publicación alguna pregunta que dé pie a una respuesta más larga.

Menos hashtags y en el pie de foto, no en los comentarios.Poner muchos hashtags ahora penaliza. En Instagram, históricamente, el máximo eran 30 hashtags por publicación. Ahora se recomienda usar, como máximo, cinco. Además, según explica Marín, no es suficiente con ponerlos en comentarios, sino que hay que escribirlos en el mismo pie de foto o no aparecerán en los resultados de búsqueda. Importante: que los hashtags estén relacionados con la temática de nuestra cuenta y con nuestro público objetivo; los demasiado genéricos harán que nuestras fotos queden de nuevo sepultadas entre millones de fotos más.

Antes, la visibilidad no dependía del tiempo que un usuario tardaba en responder a los comentarios de sus seguidores; ahora sí.

Penalización a los cambios. Si eliminamos una foto y luego la volvemos a publicar o editamos el pie de foto antes de las primeras 24 horas, Instagram también penalizará la visibilidad de nuestras publicaciones. Un truco para no equivocarnos al publicar en escribir el pie de foto en la aplicación para editar textos de nuestro smartphone y, una vez corregido, solo tendremos que copiar y pegar en el pie de foto de Instagram.

Regularidad en publicar. Si nos pasamos un mes sin subir una foto, el algoritmo nos penalizará. Es mejor ser constante y publicar menos que publicar mucho de golpe durante un mes y luego parar.

Las redes sociales como Instagram tienen su ‘prime time’

Publicar en las mejores horas. Las redes sociales también tienen, como la televisión, sus horas punta. Si el algoritmo premia la interacción de los usuarios, hay que tener en cuenta a qué horas nuestras publicaciones obtienen más me gusta de forma rápida. Gracias a las estadísticas de Instagram, ahora podemos saber las horas de mayor éxito de nuestras publicaciones.

Menos es más. Publicar varias veces al día puede llegar a agobiar a los seguidores si el contenido no es de mucha calidad o no les interesa. E incluso si es de calidad. Es mejor subir una foto por día o cada dos días que tres el mismo día.

Publicar demasiado puede agobiar a tus seguidores

Instagram stories. Sirven para generar contenido más espontáneo e inmediato, cosa que los seguidores suelen valorar positivamente a la vez que atraeremos a nuevos seguidores. Las marcas ya las están empleando en sus cuentas para aumentar su visibilidad.

No comprar seguidores. Si lo que buscamos es interacción con los seguidores para vencer al algoritmo, los seguidores falsos no nos van a dar esos me gusta y comentarios que necesitamos. Por lo tanto, olvidémonos de esa práctica que, tarde o temprano, acabará saliendo a la luz.

Al final, la calidad es la reina. Por encima de todo lo que podamos hacer para intentar sortear los efectos del algoritmo está, por supuesto, la calidad de los contenidos. Por mucho que intentemos publicar a las mejores horas y poner los mejores hashtags, si nuestras fotos no son nítidas, visuales, estéticas o interesantes para nuestro público objetivo y nuestros textos no dicen nada, con toda probabilidad nuestra cuenta quedará escondida en el limbo de Instagram por los siglos de los siglos.

Fuente: La Vanguardia

Article bottom ad

Dejar respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

La moderación de comentarios está activada. Su comentario podría tardar cierto tiempo en aparecer.